Con el sueño corto

Cuando uno va aprendiendo de qué quiere ganarse la vida, comienza a construirse sueños. Así, hay gente que desde hace años sueña con trabajar en Coca Cola, otros en Disney, algunos colegas en Clarín, La Nación o Rock and Pop. Son empresas que desde hace 20, 30 o más años están abonando a la ilusión de muchas personas.

Cuando la semana pasada tuve que conjeturar para qué empresa sería una búsqueda de ejecutivos que me convocó, y pensé en Google, de pronto me di cuenta que tenía la ilusión de trabajar en una empresa. Pero es una empresa tan nueva, que no nos dio tiempo a soñar con ella. O -al menos- a darnos cuenta que teníamos ese sueño.

Update: No era ni Google ni un puesto para mi.

(Visited 8 times, 1 visits today)